Abadía benedictina de Admont - Padre Egon © Thomas Sattler

Un torbellino conquista la vicaría

Desde que el padre Egon Homann es párroco en la asociación parroquial de Liesingtal, Mautern no tiene uno, sino dos nuevos residentes.

Un torbellino conquista la vicaría

jueves, 02.12.2021

Desde que el padre Egon Homann es párroco en la asociación parroquial de Liesingtal, Mautern no tiene uno, sino dos nuevos residentes.

El padre Egon pasa de puntillas junto a la cesta de Finn. A pesar de sus sinceros esfuerzos por salir del dormitorio sin hacer ruido, el labrador negro se despierta. Echa un rápido vistazo a su amo y, al no ver nada raro, vuelve a bajar su cabeza, aún pesada, sobre las patas delanteras. Sabe que cuando el padre Egon vaya a rezar sus oraciones matutinas a las cinco en punto, podrá dormitar otra hora entera. El sacerdote disfruta de la paz y la tranquilidad de un día todavía joven, porque una vez que Finn ha dormido bien por la noche, puede convertirse en un auténtico torbellino. Sus saludos, en particular, son extremadamente tormentosos, "siempre tengo que frenarle un poco", dice el padre Egon riendo.

Sin embargo, a la comunidad parroquial de Mautern no parece molestarle la exuberancia del amigo de cuatro patas. Todo lo contrario. "Cuando salgo a pasear con Finn, la gente me pregunta primero cómo está el perro. Sólo entonces me preguntan cómo estoy yo", dice el Padre Egon con una sonrisa. Todos aquellos que no se encuentran con el dúo en su paseo diario pueden mantenerse al día de la vida de Finn como perro de monasterio en Facebook. Echando un vistazo a su perfil en la red, destacan las fotos de los muchos regalos que recibe regularmente el amigo de cuatro patas. Los pequeños y grandes obsequios van desde palitos de aperitivo hasta salchichas y bacon. No es de extrañar que Finn vaya adquiriendo poco a poco un aire de estrella. Le encanta ser el centro de atención y tiene un pequeño y selecto club de fans no sólo en Mautern, sino también en Graz.

Un amigo de cuatro patas con encanto

Además de párroco, el padre Egon es consejero. El monasterio benedictino de Admont fundó hace años dos sedes en la capital de la provincia para atender a los estudiantes. Una de ellas es la "Casa del Encuentro". El dúo acude varias veces por semana. Sin embargo, Finn no tiene por qué perderse sus paseos. El Hilmteich es uno de sus destinos favoritos. Pero el amigo de cuatro patas también disfruta trabajando en Graz. Finn ha elegido un sillón tapizado de color turquesa como su lugar favorito en la sala común de las instalaciones. Probablemente porque desde allí tiene la mejor vista de la puerta de cristal de la entrada y de lo que ocurre en la calle. Nada escapa a su atención. Con ojos atentos, observa cada movimiento en la acera que bordea la casa. Si una cara conocida entra en la Haus der Begegnung, él está inmediatamente en el lugar. Esta sociabilidad le ha dado incluso su propia área de responsabilidad: El saludo. Una vez que lo ha hecho a su entera satisfacción, salta de nuevo a su trono tapizado. "No interfiere en las conversaciones. Sólo se levanta de vez en cuando para que le demos mimos", dice el Padre Egon. Sin embargo, Finn es extremadamente exigente en este aspecto. En sus dos años de vida, ha aprendido a interpretar los gestos de la gente. "Si alguien trata con respeto a un perro grande, él guarda inmediatamente las distancias. Finn percibe cuándo es deseable el contacto físico y cuándo no. En función de ello, recibe mimos o no", dice su amo.

No hay mucha gente que pueda resistirse a su encanto. El Labrador se mete a la mayoría de la gente en el bolsillo desde el primer encuentro. Es especialmente popular por su carácter pacífico. No le gustan los ladridos fuertes. Para llamar la atención, prefiere una mirada lánguida. "Incluso cuando está fuera de sí de alegría, no ladra, sino que salta y retoza. Ocupa toda la habitación", dice el padre Egon riendo y explica qué es lo que más le alegra a Finn. ¿Una golosina? ¿Un juguete nuevo? "No, es más feliz cuando llego a casa. Y es una sensación muy agradable".

Abadía benedictina de Admont - Iglesia abacial del Padre Egon Admont © Thomas Sattler
Abadía benedictina de Admont - Padre Egon Rosarium © Thomas Sattler
Abadía benedictina de Admont - Padre Egon Rosarium © Thomas Sattler
Abadía benedictina de Admont - Padre Egon © Thomas Sattler
Abadía benedictina de Admont - Padre Egon © Thomas Sattler