Farmacia de la abadía de Admont © Thomas Sattler

El centro de salud establece nuevas normas

EL CENTRO DE SALUD ESTABLECE NUEVAS NORMAS

Lunes, 16 de diciembre de 2019

A principios de noviembre, la abadía benedictina de Admont inauguró un centro de salud que garantiza asistencia médica a toda una región con su completa gama de servicios.

 

Han sido necesarios muchos años de intensos preparativos y negociaciones antes de que la abadía de Admont pudiera inaugurar el primer centro de salud para la población de la región de Admont-Gesäuse el 11 de noviembre de 2019. A partir de ahora, médicos generalistas, especialistas, terapeutas y profesionales de la medicina ofrecerán sus servicios en un edificio especialmente adaptado en los terrenos del monasterio benedictino. Para ofrecer a la población una gama de servicios especialmente amplia, algunas consultas funcionan según el principio de tiempo compartido. Este tipo de consulta compartida permite a varios médicos utilizar los mismos locales en horarios diferentes. "Para nosotros es importante no sólo mantener la asistencia médica básica en nuestra región, sino mejorarla a largo plazo", subraya Franz Pichler, Director Económico de la Abadía de Admont.

 

Impulsar la inmigración

Como patrocinadora del proyecto, la abadía de Admont no sólo se comprometió a prefinanciar la totalidad de los costes de construcción, sino también a asumir el riesgo de pérdidas por alquileres. Pichler explica así por qué el monasterio benedictino ha realizado a pesar de todo el nuevo centro de salud: "Esperamos que esta ampliación de la asistencia médica básica invite a las familias a convertirlo en el centro de sus vidas. Para la región, una afluencia significa más trabajadores cualificados, alumnos para nuestra escuela y, en definitiva, una revalorización. El centro de salud es, por tanto, un elemento importante para el futuro positivo de la región."

 

945 años de desarrollo regional

La abadía de Admont no sólo invierte en la región con su nuevo centro de salud. Desde su fundación, el monasterio benedictino ha sido un importante empleador y operador de organizaciones benéficas. En la actualidad, más de 500 personas trabajan en las distintas empresas de la abadía. La misión educativa también se toma muy en serio, como subraya Franz Pichler. Alrededor de 550 alumnos asisten actualmente a la Escuela de Gramática de la Abadía de Admont, en la que se han invertido más de 6 millones de euros sólo en los últimos años. "Intentamos reforzar las infraestructuras regionales para contrarrestar la emigración", afirma el director económico. El desarrollo del turismo también debería contribuir a ello. Tras la apertura del Museo de la Abadía hace unos 15 años, la Abadía de Admont ha vuelto a tomar la iniciativa para impulsar aún más el turismo en la región con la construcción del hotel "Spirodom".