Rosario 1

Tiempo libre en un monasterio: visita a los benedictinos

TIEMPO LIBRE EN EL MONASTERIO: VISITA A LAS BENEDICTINAS

 

Hay muchas razones por las que la gente se retira a un monasterio. Ya sea para buscar un sentido, para encontrarse a sí mismos o simplemente para hallar paz y tranquilidad. La Abadía de Admont acoge a todo aquel que quiera sumergirse en la espiritualidad benedictina y conocer la vida en un monasterio.

Un verano ajetreado toca a su fin para el padre subprior Thomas Stellwag-Carion. Además de otras muchas tareas, el monje benedictino es responsable del alojamiento de los huéspedes, "que nunca debe faltar en el monasterio", como subraya el maestro de huéspedes. Pero eso no puede faltar en el monasterio benedictino de Admont. "La oferta de pernoctar en nuestro monasterio es bien recibida", afirma el padre Thomas. Aunque hay más de veinte habitaciones disponibles para alojar a los huéspedes, la capacidad espacial del monasterio alcanza a veces sus límites. Entonces se apela a la creatividad. A veces, un grupo de peregrinos se aloja rápidamente en el gimnasio de la escuela de gramática del monasterio. "A menudo recibimos peticiones con muy poca antelación", explica el padre Thomas. En lugar de cancelar, el anfitrión se muestra flexible. Porque "en la abadía de Admont nunca se rechaza a los peregrinos si se puede hacer de alguna manera", como subraya el padre Thomas. 

Al fin y al cabo, San Benito ya afirmaba: "Todos los huéspedes que vengan deben ser acogidos como Cristo". Una regla tan válida entonces como hoy.

Abadía de Admont - Padre Thomas con libro © Stefan Leitner

Encontrar la paz y el equilibrio

 

La hospitalidad es, por tanto, una prioridad en la Abadía benedictina de Admont. Siempre ha sido así. No en vano, los monasterios, con sus albergues de peregrinos y sus habitaciones de huéspedes, están considerados como las primeras "posadas" de Europa. Entonces como ahora, los monjes y monjas de otros monasterios son acogidos calurosamente junto a los peregrinos. Lo mismo ocurre con los familiares y amigos de los monjes benedictinos de Admont. Aquellos "que quieran sumergirse en lo espiritual en un ambiente espiritual" también son bienvenidos, dice el maestro anfitrión. Y son muchos. Cada vez son más las personas que visitan el monasterio para regalarse un tiempo de tranquilidad. 

"Algunos están al borde del agotamiento. Otros quieren calmarse y recargar las pilas. Y bastantes acuden a nosotros porque están atravesando una crisis", dice el Padre Thomas. Para ayudarles, los monjes ofrecen asesoramiento y orientación espiritual. Esto incluye también retiros. Ejercicios espirituales diseñados para ayudar a las personas a desprenderse del ritmo frenético de la vida cotidiana y reencontrarse a sí mismas. Para ello, se pasan varios días en silencio, en oración y, a veces, en diálogo con los monjes.

 

"No somos un hotel, ni queremos serlo"

 

El padre Thomas recibe a menudo solicitudes de grupos numerosos. Esto se debe a que las organizaciones eclesiásticas celebran reuniones anuales, retiros y conferencias en la abadía benedictina de Admont. Preparar su estancia es siempre un reto para el maestro de huéspedes: hay que habilitar salas para seminarios y conferencias, abastecer frigoríficos y organizar tentempiés. Para ello, cuenta con el apoyo del personal del monasterio, "que se esfuerza por satisfacer todos los deseos de los huéspedes con una paciencia y una amabilidad increíbles", dice el padre Thomas, elogiando a su equipo. 

Suele encargarse él mismo de dar la bienvenida a los visitantes. "No somos un hotel ni queremos serlo. Por eso no tenemos recepción. Aquí, en el monasterio, atiendo personalmente a nuestros huéspedes. Les entrego las llaves y a veces incluso les enseño la casa". De vez en cuando se organizan visitas guiadas a los jardines de hierbas o a la colegiata.

 

Espiritualidad benedictina en la vida cotidiana

 

También hay habitaciones individuales para huéspedes en el claustro, el ala residencial de los monjes benedictinos de Admont. "Sin embargo, estas habitaciones no están disponibles para todos los huéspedes", explica el padre Thomas. ¿Y quién se aloja aquí? "Cohermanos de otros monasterios y también oblatos", dice el maestro de huéspedes. Los oblatos no son monjes, pero tienen un fuerte vínculo con la comunidad monástica y se les permite participar en la vida monástica. El requisito para ello: "Los oblatos quieren vivir la espiritualidad benedictina en la vida cotidiana. Se guían por valores cristianos y se dedican regularmente a la oración", explica el Padre Thomas. 

 

Monasterio temporal

 

Además de los oblatos, los huéspedes que se acogen al programa de "monasterio temporal" también pueden instalarse en una habitación del claustro. Este programa está dirigido a los hombres que se plantean ingresar en la orden. 

"Les ofrecemos la oportunidad de experimentar con nosotros la vida cotidiana en el monasterio, de participar en las oraciones del coro y de familiarizarse con nuestras diversas tareas", explica el maestro de huéspedes. Por muy diferentes que sean finalmente los motivos para pasar unos días con los benedictinos de Admont, "para mí es importante que todos nuestros huéspedes se sientan aquí como en casa", afirma el padre Thomas, quien subraya: "Es realmente gratificante atender a la gente y mostrarles lo importante que es para nosotros, los benedictinos, asumir una responsabilidad social a través de nuestra hospitalidad."

 

Abadía de Admont - Archivo de la abadía © Thomas Sattler
Abadía de Admont - Archivo de la abadía © Thomas Sattler