LA ORACIÓN: EL CORAZÓN DE LA VIDA MONÁSTICA 

 

La tarea más importante de los monjes es la oración. Porque "cuando rezamos, ponemos a Dios en primer lugar", dice el Hermano Josef Beer. Al igual que sus compañeros, el monje benedictino reza en nombre de todas las personas que no pueden llevar por sí mismas sus preocupaciones, miedos y necesidades ante Dios.

Las melodías se cantan al unísono y sin acompañamiento instrumental en la capilla del coro del monasterio benedictino de Admont. La uniformidad del canto aporta "calma y paz a nuestros corazones", como dice el hermano Josef Beer. Varias veces al día, el monje benedictino se reúne con sus hermanos para rezar juntos en el coro. Estas reuniones suelen celebrarse en alemán. Los domingos y días festivos, las vísperas se celebran en latín. Esto se debe a que al rezar en una lengua sagrada distinta se pretende subrayar el carácter festivo de la oración coral y la unidad de la Iglesia, que no favorece a ninguna nación ni lengua. La parte principal de la oración coral consiste en los salmos, "que ya rezaba Jesús", como subraya Frater Josef. La gran importancia de la oración también fue señalada por San Benito: "Cuando oigas la señal para el servicio divino, deja todo a un lado inmediatamente y acude con la mayor premura", dice la Regla de San Benito, capítulo 43.1. Para el Hermano Josef, presentarse ante Dios en oración también significa hacerlo en nombre de todos aquellos que no pueden expresar por sí mismos sus necesidades, miedos y preocupaciones: "Hay tantas personas que nunca han experimentado a Dios. Otros tienen ese anhelo en el corazón, pero les resulta difícil entrar en diálogo con Dios. Queremos presentarnos ante Dios por estas personas y pedir por sus preocupaciones".

Culto y oración
Servicio y oración con el abad Gerhard

Conversaciones como con un amigo

 

"La oración es el corazón de la vida monástica. Da estructura y ritmo a cada día", dice el Hermano Josef. Los benedictinos de Admont se reúnen a las 06:15 para empezar el día con la vigilia y los laudes. La Santa Misa sigue a las 07:00 en la colegiata, los domingos a las 10:00. A mediodía se rezan las Tercias, Sextas y Nonas, antes de concluir con las Vísperas y Completas a las 17.45 horas. Al menos las que recita toda la comunidad, porque "la oración personal siempre puede tener lugar. En cualquier momento del día o de la noche. No está determinada por un tiempo fijo o un contenido prescrito", dice Frater Josef. ¿Y cómo funciona? "Como una conversación con un amigo al que le cuentas lo que te pasa por la cabeza", dice el monje benedictino.

Para él, la oración también contribuye significativamente a profundizar la relación con Dios: "Es como un matrimonio o una amistad. Cuando escuchas a la otra persona, hablas con ella y le dedicas tiempo, te vuelves más cercano. También he tenido esta experiencia con Dios". A menudo basta con estar allí, como subraya el Hermano Josef: "A veces me siento en la colegiata, donde estoy con Dios en mis pensamientos, sin decir nada. Eso también puede ser una forma de oración". Así que hay muchas formas diferentes de entrar en relación con Dios. Porque "las oraciones son tan individuales como las personas mismas", afirma el monje benedictino, que subraya: "Cada una de nuestras tareas, que realizamos con amor y dedicación, también puede ser una forma de oración. Porque cuando usamos nuestros dones y talentos, honramos a Dios usando sus dones".

 

En busca de Dios

 

Estas oraciones individuales con contenido personal muestran también lo mucho que ha cambiado la fe con el paso del tiempo. Mientras que hace unas décadas las oraciones eran un elemento fijo de la vida social y familiar, hoy son menos frecuentes, "pero se han vuelto mucho más personalizadas", afirma el Hermano Josef. Las oraciones del coro del monasterio, en cambio, siguen los mismos procedimientos, basados en antiguas tradiciones. Muchos de los salmos que se utilizan han sobrevivido durante unos dos mil quinientos años. Uno de estos salmos dice: "Oh Dios, Dios mío, te busco; mi alma tiene sed de ti. Mi cuerpo suspira por ti como una tierra seca y sedienta sin agua. Por eso te busco en el santuario, para ver tu poder y tu gloria". El Hermano Joseph tiene un vínculo especial con estas frases: "Siempre me ayudan a recordar mi vocación", dice. ¿Y cuál es esa vocación? "Buscar a Dios. Esa es la principal tarea de nosotros, los monjes". ¿Terminará también esta búsqueda con un hallazgo? "Sí, y con nuestra muerte. Entonces nos encontraremos con Dios cara a cara. Pero incluso ahora, Dios es reconocible para mí de muchas maneras", subraya el monje benedictino. Ve la firma de Dios sobre todo "en la naturaleza, cuando estoy en la montaña y puedo maravillarme ante su creación. Para mí, eso significa estar en presencia de Dios".